Clasificación de los embriones según su calidad

El embriólogo de la clínica FIV-Valencia, Luis Gijón, analiza la clasificación de los embriones según la calidad de los mismos.

A las parejas que optan por la reproducción asistida les asaltan continuamente preguntas que si bien son generalmente sencillas, suelen tener respuestas largas y a veces confusas.

En el momento en que se lleva a cabo la fecundación in vitro y sabemos que tenemos embriones en el laboratorio esperando a ser transferidos, es cuando uno se pregunta: ¿cómo son? ¿qué calidad tienen?

Este breve texto quiere dar una respuesta lo más concisa posible a estas preguntas. Lo primero es conocer cuáles son pasos que sigue un embrión día a día.

Calidad de los embriones

En cada uno de los pasos o estadios podemos fijarnos en algunas características que nos revelen el potencial del embrión para implantar y dar lugar a un embarazo, esto es, su calidad.

Desarrollo embrionario

Un cigoto es el embrión “recién fecundado”, se debe observar entre las 16 y 22 horas tras su inseminación y debemos ser capaces de distinguir sus 2 corpúsculos polares (CP) y sus dos pronúcleos (PN), el femenino y el masculino. La existencia de los 2 PN confirma que ha habido fecundación y cualquier desviación en su número, 1, 3 o más, indica una fecundación anómala y un embrión no viable.

Tras las dos primeras divisiones, el embrión genera 4 células, llamadas blastómeras, y su aspecto va a ser decisivo en la clasificación, igual que el número, que debe ser el adecuado. La observación se lleva a cabo entre las 44 y 47 horas postinseminación y debemos observar que las 4 células sean aproximadamente iguales en tamaño, no tengan más de 1 núcleo y valorar el porcentaje de fragmentación que se observa entre ellas.

Atendiendo a estos parámetros, junto con el examen de la membrana externa, podemos distinguir 4 tipos de embriones, de la A a la D, desde la mejor calidad a los embriones con menos potencial.

Para los embriones de día 3 se sigue el mismo patrón de clasificación, observándolos entre las 67 y las 71 horas postinseminación. Además, se puede observar en estos embriones si comienza de manera temprana la compactación de sus células, preparando así el paso al siguiente estadio.

Una mórula es un embrión en día 4, entre 94 y 98 horas postinseminación, y aporta poca información, pues al haberse compactado todas sus células, no podemos observar rasgos distintivos en estos embriones. Aun así podemos observar si la compactación se ha hecho completamente o ha dejado fuera alguna célula.

Entre las 112 y 120 horas postinseminación debemos encontrar el último estadio, elblastocisto. El embrión en este momento ya ha activado completamente su genética y aunque no todos los embriones alcancen este estadio “in vitro”, aquellos que lo hacen son embriones con un potencial implantatorio mayor.

Estos embriones se clasifican en función de su grado de expansión (del 1 al 6), del estado de su masa celular interna (A, B, C, D) y de su trofoectodermo o capa celular externa (A, B, C, D). Así un blastocisto óptimo de día 5 debe responder a la formula “3AA”.

Si bien toda esta clasificación es muy visual y un tanto subjetiva, actualmente se realizan todo tipo de estudios para reconocer los patrones de actividad metabólica de los embriones más capacitados y encontrar así cuales son los idóneos para transferir.

FUENTE: REPRODUCCIONASISTIDA.ORG

Leave a Reply