Diagnosticando la infertilidad masculina

By 09/10/2014Publicaciones

Tratamientos. La medicina ofrece varias alternativas.

Al igual que algunas mujeres, son muchos los hombres quienes pueden enfrentar problemas para tener un hijo, por lo que es fundamental asesorarse.

Cuando la pareja toma la decisión de tener un hijo y tras varios intentos no logra conseguirlo, lo que se recomienda normalmente es visitar a un médico especialista para descartar cualquier tipo de problema. En este proceso, muchos hombres descubren que no son fértiles y por ende no pueden embarazar a su pareja.

Sobre estos casos, el doctor Roly Hilario –médico especialista en reproducción humana de la Clínica de Fertilidad Procrear– explica que los hombres con problemas de fertilidad  generalmente muestran alteraciones en la cantidad y calidad de los espermatozoides. Esto es algo que se detecta a través de diversos estudios, tales como el espermatograma computarizado, el cultivo seminal, el descarte de fragmentación de ADN del esperma, o haciéndose el test de oxidación espermática.

“Para un embarazo de forma natural, el óvulo de la mujer necesita más de 15 millones de espermatozoides para una fecundación exitosa. El problema radica cuando esta cantidad está por debajo de lo establecido y la pareja tiene que recurrir a otras alternativas de fecundación. Por ejemplo, si el hombre tiene entre 15 y 5 millones de espermatozoides, se puede aplicar la técnica de inseminación intrauterina, colocando los espermatozoides del varón en el útero de la mujer, en plena etapa de ovulación”, señala Hilario.

“Asimismo, cuando el hombre tiene entre 5 y 2 millones de espermatozoides se puede realizar la fecundación in vitro. En casos más extremos,  cuando el hombre tiene menos de 2 millones de espermatozoides, se aplica el método ICSI (Inyección Intracitoplasmática de esperma) o el método IMSI (Inyección luego de selección morfológica de espermatozoides), tratando siempre de que la fertilización sea con espermatozoides de la pareja”, agrega el galeno.

En los casos en los que el esposo produce semen pero no tiene espermatozoides, lo que se ofrece a las parejas es la opción de realizar la inseminación artificial con un donante externo. La alternativa es conocida como inseminación artificial con donante (IAD) y se realiza cuando no se puede utilizar el semen del esposo o no existe pareja masculina. Para ello es necesario recurrir a un banco de esperma.

El especialista en reproducción humana refiere que los criterios para seleccionar al donante son muy estrictos, y no todos aquellos que se presentan como voluntarios son aceptados para iniciar el proceso, debido a que pasan por una serie de análisis para certificar que estén completamente sanos.

Al posible donante también se le realiza una amplia entrevista para comprobar que no existan antecedentes familiares de enfermedades genéticas o trastornos psiquiátricos.

Autor: La Republica

Leave a Reply