Endometriosis e infertilidad

By 17/11/2014Publicaciones

Siempre se le ha relacionado a la endometriosis de alguna manera con la infertilidad, haciéndola suponer que es algo extremadamente común en las mujeres que padecen esta enfermedad. En términos generales, aproximadamente una tercera parte de las mujeres con endometriosis padecen de infertilidad, y una tercera parte de las mujeres con infertilidad tienen endometriosis.
Es importante definir la infertilidad para entender más este concepto. La infertilidad se define como la incapacidad de lograr un embarazo después de un año de relaciones sexuales sin protección o haber tenido dos o más pérdidas fetales (abortos) espontáneas. El término infertilidad es general y pudieran existir otras variantes a la definición, como por ejemplo, la esterilidad.Pero para fines prácticos se manejará este término universal.
La respuesta precisa al porqué la endometriosis causa infertilidad no es sencilla de resolver, ya que tiene que ver con varios factores potenciales como posibles responsables, sin embargo, los estudios son controversiales. El problema con definir bien la relación causal es que la endometriosis, siendo una enfermedad sistémica, relacionada con otras enfermedades y padecimientos, puede generar otras condiciones o alteraciones que al mismo tiempo compliquen la fertilidad. Por ejemplo, se sabe que las mujeres con endometriosis tienen mayor incidencia de enfermedades autoinmunes, que por sí solas pudieran disminuir la fertilidad (ejemplo, hipotiroidismo).

Existen diferentes mecanismos que se han descrito como posibles responsables de disminuir la fertilidad en mujeres con endometriosis.

Alteración de la anatomía pélvica. La endometriosis puede bloquear, mover, cubrir o alterar la relación que existe entre los órganos importantes de la fertilidad como las trompas, ovario y útero. La endometriosis frecuentemente genera adherencias que pueden obstruir las trompas o distanciarlas del ovario. O bien, cubrir al ovario (como si fuera una malla) y no permitir que el óvulo sea “atrapado” por la trompa.
Problemas de ovulación u hormonales. Aunque la relación precisa no es del todo aceptada, se cree según varios estudios que la endometriosis puede generar las siguientes alteraciones:
El folículo que contiene el óvulo no “reviente” y no libere el óvulo para que pueda ser captado por la trompa.
El folículo roto llamado cuerpo lúteo no produzca adecuadamente una hormona vital para mantener un embarazo llamada progesterona. Esto se llama disfunción de la fase lútea.
Crecimiento anormal del folículo. El óvulo depende de un buen crecimiento del folículo para ser liberado adecuadamente y para su maduración.
Liberación prematura o a destiempo de la hormona encargada de inducir la ovulación, llamada hormona luteinizante (LH).
Problemas de implantación del embrión. Si el óvulo fue capaz de ser liberado y captado por la trompa, además de haber sido fertilizado en la trompa y viajado a través de ella hacia el útero, pudiera ser que no logre implantarse adecuadamente. Algunas mujeres con endometriosis tienen una deficiencia de unas proteínas llamadas integrinas, necesarias para la implantación.
Ambiente hostil en el peritoneo. Las mujeres con endometriosis frecuentemente tienen un aumento de la producción del líquido peritoneal (líquido que rodea los órganos pélvicos) que por la misma inflamación producida por la endometriosis, contiene sustancias inflamatorias producidas por el sistema inmunológico que provocan un ambiente no apto para el óvulo, espermatozoide, embrión o para la función de la trompa.
Alteraciones inmunológicas. Algunos de los mecanismos de respuesta inmunológica como la producción de anticuerpos (IgA e IgG) y células de defensa (linfocitos) se incrementan en el tejido endometrial de las mujeres con endometriosis, provocando una disminución de la capacidad de implantación. Además, este aumento de la producción de anticuerpos provoca en algunas mujeres con endometriosis que desarrollen enfermedades autoinmunes (producen anticuerpos contra propios tejidos del cuerpo).
Tóxicos ambientales. Ya es bien conocida la relación de la endometriosis con los niveles de dioxinas aumentadas. Se ha descubierto que los niveles de dioxinas en mujeres con infertilidad es muchísimo mayor, comparados con las mujeres sin infertilidad. Uno de los principales tóxicos es el DDT, todavía utilizado en muchos países subdesarrollados.
No podemos asegurar que al “eliminar” implantes de endometriosis mediante cirugía obtendremos un buen resultado para la fertilidad, comparado con lo que podemos obtener mediante una evaluación mucho más integral de la enfermedad. Hay que recordar que la fertilidad es un estado de bienestar del cuerpo. Entre mejor funcione todo el cuerpo, más sano esté y mejor nutrido, las posibilidades de una buena fertilidad desde luego serán mucho mejores.

Dr. Luis Carlos Paez Lobeira
Ginecobstetra con Subespecialidad en Cirugía Reproductiva e Infertilidad
Especialista en Endometriosis

FUENTE:TELEDIARIODIGITAL.COM.AR

Leave a Reply