ENFERMEDADES DE LAS TROMPAS DE FALOPIO

By 30/10/2015Publicaciones

ENFERMEDADES DE LAS TROMPAS DE FALOPIO

ENFERMEDADES DE LAS TROMPAS DE FALOPIO

Las trompas de Falopio son unos conductos que salen desde el útero y se dirigen hacia el ovario, permitiendo el encuentro de los espermatozoides con los ovocitos en el momento de la fecundación y a través de las que el embrión formado vuelve a la cavidad uterina para implantarse.

De forma habitual, cuando realizamos una exploración ecográfica básica no podemos visualizar las trompas, ya que son extremadamente finas e indistinguibles de los tejidos que las rodean en condiciones normales.

Los problemas de las trompas constituyen una causa importante de esterilidad en las parejas y su tratamiento hoy en día requiere de una Fecundación in Vitro, que permita dejar los embriones directamente en el útero, evitando el paso de las trompas. No obstante, existe la posibilidad de realizar una cirugía tubárica para intentar solucionar los problemas en las trompas, pero es una cirugía compleja, que cada vez se realiza menos por sus complicaciones y escasa mejora en el pronóstico.

Para diagnosticar un problema en las trompas disponemos de varias técnicas, pero la fundamental es la histerosalpingografía (HSG). Esta técnica consiste en introducir por vía vaginal un medio de contraste, que pasará a través de las trompas. Una vez se ha introducido el contraste, se realizan radiografías de la pelvis, para ver cómo el líquido pasa a través de las trompas o bien si queda obstruido en ellas. Esta prueba puede resultar algo dolorosa para la paciente, por lo que se recomienda tomar analgésicos posteriormente. Además, como se introduce un medio de contraste desde la vagina es conveniente administrar un antibiótico para evitar posibles infecciones.

Otras técnicas diagnósticas como el TAC o la Resonancia Magnética también permiten evaluar las trompas, pero son más costosas y sólo se indican en el caso de sospechar problemas más graves.

Durante el periodo fértil de la vida, la trompa normal mide aproximadamente unos 10 cm de largo y de 1 a 4 mm de ancho. Tiene 4 porciones que se detallan en la imagen:

Las fimbrias se abren a la cavidad peritoneal y capturan el óvulo. La trompa en su interior está recubierta por una superficie mucosa que contiene células ciliadas que permiten el desplazamiento del espermatozoide y el embrión.

Algunas de las enfermedades más frecuentes de las trompas son:

  • La obstrucción tubárica, que suele deberse a un proceso infeccioso que ocasiona una fibrosis que acaba cerrando la trompa.

  • La dilatación tubárica o hidrosalpinx, que se produce por acumulación de líquido en el interior de la trompa, habitualemente líquido seroso, procedente de la misma mucosa de la trompa. Esto ocurre cuando el estremo final de la trompa se obstruye y el líquido no puede salir al exterior, quedando allí acumulado.

  • El piosalpinx es una acumulación de pus en el interior de la trompa, secundario a una infección pélvica. Suele tener como consecuencia la fibrosis posterior, quedando la trompa ocluida.

  • La tuberculosis genital es una forma cada vez menos frecuente de afectación de las trompas por la tuberculosis, que llega allí normalmente por vía sanguínea. En estos casos no suele haber más síntomas que la esterilidad.

  • Las malformaciones del tracto genital femenino también pueden ocasionar problemas en las trompas, como su ausencia o escaso desarrollo.

Es fundamental tener en cuenta que la mayor parte de enfermedades que afectan a las trompas pueden ser bilaterales, por lo tanto, siempre que se encuentre una trompa alterada deberá evaluarse muy bien la opuesta.

Una consecuencia importante de las alteraciones de las trompas es el riesgo de sufrir un embarazo ectópico, tanto cuando se logra un embarazo espontáneo como cuando se realizan técnicas de reproducción asistida. Explicar estos riesgos a las pacientes es muy importante para poder diagnosticar de forma precoz un embarazo extrauterino y evitar sus complicaciones.

FUENTE:OBJETIVOEMBARAZO.ES