La preservación de la fertilidad

By 24/03/2015Publicaciones
Las costumbres y el ritmo de vida han cambiado considerablemente para la mujer en un periodo de tiempo muy breve.
La preservación de la fertilidad

Las costumbres y el ritmo de vida han cambiado considerablemente para la mujer en un periodo de tiempo muy breve. Su integración en el mundo laboral y la falta de tiempo para poder compaginar la vida familiar y laboral propician el retraso del Embarazo en las mujeres.

Existen técnicas de preservación de la Fertilidad que hacen posible retrasar la concepción, y que se convierten en una alternativa real para las pacientes con riesgo de pérdida de la función ovárica, como pueden ser pacientes con cáncer o enfermedades autoinmunes que precisan quimioterapia o trasplantes de médula osea, o mujeres con Endometriosis que se han sometido a cirugías ováricas de forma repetida.

Debido a todas las razones citadas anteriormente la edad en las que las mujeres se quedan embarazadas se ha ido retrasando con el paso de los años.

La técnica más usada para postergar el embarazo es la Vitrificación de ovocitos. La extracción de los óvulos se lleva a cabo tras la etapa de Ovulación cuando la función ovárica todavía es plena, preferentemente antes de los 35 años. La extracción es una sencilla intervención ambulatoria en la clínica, consistente en una punción transvaginal realizada con una leve sedación. La paciente volver a casa en el mismo día y no presenta ningún riesgo para la mujer.

Después de extraer los óvulos, éstos se aíslan en el laboratorio se lleva a cabo la vitrificación, es decir, se procede a su congelación ultrarápida en nitrógeno líquido a -196ºC para mantener todas sus propiedades, edad, y nivel de fertilidad hasta que llegue el momento de desvitrificarlos. En ese momento se descongelan, son fertilizados por el espermatozoide y transferidos en el estado embrionario más adecuado al útero de la futura madre.

Las costumbres y el ritmo de vida han cambiado considerablemente para la mujer en un periodo de tiempo muy breve. Su integración en el mundo laboral y la falta de tiempo para poder compaginar la vida familiar y laboral propician el retraso del embarazo en las mujeres.

Existen técnicas de preservación de la fertilidad que hacen posible retrasar la concepción, y que se convierten en una alternativa real para las pacientes con riesgo de pérdida de la función ovárica, como pueden ser pacientes con cáncer o enfermedades autoinmunes que precisan quimioterapia o trasplantes de médula osea, o mujeres con endometriosis que se han sometido a cirugías ováricas de forma repetida. Debido a todas las razones citadas anteriormente la edad en las que las mujeres se quedan embarazadas se ha ido retrasando con el paso de los años.

La técnica más usada para postergar el embarazo es la vitrificación de ovocitos. La extracción de los óvulos se lleva a cabo tras la etapa de ovulación cuando la función ovárica todavía es plena, preferentemente antes de los 35 años. La extracción es una sencilla intervención ambulatoria en la clínica, consistente en una punción transvaginal realizada con una leve sedación. La paciente volver a casa en el mismo día y no presenta ningún riesgo para la mujer.

Si tienes duda, curiosidad, escepticismo o ves en la vitrificación una solución a tus inquietudes no dudes en informarte en una clínica profesional. Tener conocimiento de todas las herramientas de las que contamos como mujeres el elemental para vivir tranquila y con la certeza de que el reloj biológico ya no es un impedimento para cumplir nuestro sueño de ser madres.

En Clínica Sanabria puedes conservar tus óvulos mediante vitrificación hasta que decidas ser madre. Siempre rodeada de los mejores profesionales, en ambos casos la mujer se encontrará en un entorno seguro y relajado. Confía en nuestra experiencia.

Cuidamos de ti, mujer.
Clínica Sanabria