La transferencia de un solo embrión,un reto y una realidad

By 14/12/2015Publicaciones

Actualmente,  la transferencia de tres embriones tras una fecundación in vitro está totalmente desaconsejada,  ya que apenas incrementa la tasa de éxito en comparación con la de dos, y, además, aumenta  las posibilidades de un embarazo triple.

“El embarazo múltiple ha sido el falso éxito de las técnicas de reproducción asistida”, asegura el responsable del  Área de Reproducción  del Hospital El Ángel, el doctor José Félix García España. “Los reducidos porcentajes de embarazo y el desconocimiento de la calidad de cada embrión, han  llevado,  durante mucho tiempo, a transferir un número elevado de embriones (de tres  a cinco en algunos casos), cuyo resultado era el de embarazos múltiples no deseados”.

Un embarazo  gemelar  es ya,  por definición,  de alto riesgo y  conlleva complicaciones  como la hipertensión, diabetes gestacional y sobre todo la prematuridad.

Dichas complicaciones aumentan de modo exponencial si hablamos de embarazos de tres o más fetos. Por cada embrión en exceso,  se adelanta dos semanas el momento del parto.

“Si bien es verdad que hospitales como el Ángel,  disponen de unidades preparadas para  tratar fetos de gran prematuridad y con diversas complicaciones que pueden  derivarse  de ésta,  no podemos olvidar que,  la mayoría de los casos de embarazos múltiples que se tratan en las unidades de neonatología provienen de las técnicas de reproducción asistida. Por ello,  debemos considerarlos  de origen iatrogénico y,  por tanto,  evitables”, señala el doctor García España.

Desde el punto de vista económico, un estudio americano cifraba el gasto  medio de un embarazo simple en unos tres mil dólares,  nueve mil el de un gemelar y en más de 40 mil el de un embarazo triple.

Actualmente se están dando pasos agigantados hacía  la transferencia de un solo embrión.

¿Estamos en disposición,  ahora mismo,  de transferir un embrión a todas las pacientes? ¿En qué casos lo realizamos?

Según el responsable de Reproducción del  Ángel,  “barajamos diferentes variables a la hora de aconsejar la transferencia de un solo embrión: la edad de la paciente (a menor edad, mejor calidad ovocitaria, mejores embriones y mayor tasa de embarazos). En mujeres mayores de 45 años, es totalmente desaconsejable un embarazo gemelar,  sobre todo  cuando  la mayoría de los casos provienen de óvulos donados, con una altísima probabilidad de embarazo” .

Otros factores a tener en cuenta son el número y calidad de los  embriones disponibles y el estadio al que han llegado dentro del laboratorio, la realización, o no,  de pruebas diagnósticas genéticas que hayan determinado la ausencia de alteraciones cromosómicas, o enfermedades y condiciones maternas que contraindiquen el embarazo gemelar.

El doctor García España, aclara,  sin embargo,  que “dicha  decisión interactúa con la autonomía de la paciente y, en muchos casos, el transferir un solo embrión ya viene dictado por el deseo de esta, sea cual sea la calidad de dichos embriones y edad de la paciente;  en otros,  es deber del especialista convencer  en casos particulares de la necesidad de adoptar dicha decisión”.

El axioma es el siguiente: La tasa de embarazo es la misma transfiriendo dos embriones en un intento que uno tras otro en dos ocasiones diferentes, evitando así los riesgos antes referidos.

“En un futuro  no muy lejano, sabremos  qué embrión de los disponibles va a dar lugar a un embarazo e hijo nacido sano  con tal nivel de  precisión, que  el actual dilema quedará totalmente olvidado , pero, hasta entonces,  debemos seleccionar los casos para reducir al mínimo este falso éxito  de la reproducción  y sus graves complicaciones”.

Foto de Wikipedia