Embriones lentos

By 28/04/2019Sin categoría

La fusión de un ovocito con un espermatozoide da lugar a un embrión. Los embriones obtenidos de un tratamiento de fecundación in vitro, ya sea mediante ICSI o FIV, se mantienen en observación durante su desarrollo embrionario para saber cuáles son los mejores para transferir y/o vitrificar.

Llegado el día de la transferencia es muy importante valorar la calidad embrionaria con el fin de seleccionar el embrión con mayor potencial implantatorio y probabilidad de dar lugar a embarazo. Para la evaluación de la calidad se tiene en cuenta la morfología y la evolución durante el cultivo embrionario hasta día 5/6 (fase de blastocisto).

El cultivo y transferencia en estadio de blastocisto presenta mayores tasas de gestación y recién nacido vivo en comparación con las transferencias en día 3. La mayoría de los embriones que presentan buena calidad en día 3 alcanzan la fase de blastocisto expandido, pero algunos embriones sufren un retraso en su desarrollo y en día 5 están en estadio de mórula o iniciando cavitación.  Estos embriones clasificados como tipo C presentan un desarrollo lento.

En la mayoría de los casos este desarrollo lento esta relacionado con la morfología que el embrión presentaba en estadios más tempranos. Pero también encontramos casos que en día 3 los embriones presentaban una buena velocidad de división y en su transición de día 3 a día 5 se enlentecen. Durante este periodo se debe activar el genoma embrionario, paso clave para seguir evolucionando correctamente.

Diversos estudios han demostrado que las tasas de implantación de estos embriones son inferiores cuando se transfieren en un ciclo en fresco, sugiriéndose una mala sincronización endometrio-embrión. Un estudio realizado en el Instituto Bernabeu concluyó que los embriones con desarrollo embrionario lento presentaban tasas más altas de implantación cuando se transferían tras la vitrificación en un ciclo posterior preparando el endometrio de forma específica para recibir este tipo de embriones.(Rodriguez-Arnedo et al., 2016)1.

Por tanto, cuando tenemos embriones compactados o iniciando cavitación en día 5, catalogados como tipo C, la mejor opción es vitrificarlos para que sean transferidos en un ciclo posterior y con ello mejorar la sincronización endometrio-embrión obteniendo tasas de éxito similares a los blastocistos en expansión.

Los embriones con desarrollo lento en d5 deben ser vitrificados de forma electiva. A.Rodríguez-Arnedo, J. Llácer Aparicio, J.A. Ortiz Salcedo, J. Ten Morro, M.C. Tió Marquina, J. Guerrero Villena, R. Bernabeu Pérez. Medicina Reproductiva y Embriología Clínica 2016;3:24.

FUENTE :  Laura Martí, embrióloga en Instituto Bernabeu.