¿Cómo influye la relación de pareja en la fertilidad?

By 07/05/2018Publicaciones

Mi nombre es María Peña, soy psicóloga sanitaria y colaboradora de ASPROIN.
En esta entrada les vamos a hablar de la influencia que tiene la dificultad de tener hijos en la relación de pareja.

PREVIO.

Es frecuente que la pareja haya estado un tiempo manteniendo relaciones sexuales sin conseguir el embarazo. Por ello, puede estar rondándole por la cabeza la posibilidad de tener un problema relacionado con infertilidad. Las personas solemos tener un sentimiento de “invulnerabilidad” con estos temas, de que “a nosotros no nos va a pasar” y retrasar la visita del médico. Es posible que en este punto existiesen discusiones en la pareja, por querer uno de ellos ir al médico y el otro no. Cuando la dificultad es confirmada, pueden aparecer reproches y sentimientos de culpa por no haber acudido a consulta antes. O por no haberlo intentado antes tener hijos.

El DIAGNÓSTICO…

De infertilidad constituye un punto impactante, ya fuese sospechado o no. Y se considera que es una crisis vital. Implica la pérdida de control personal de una parte muy íntima, que pasa a formar parte de la opinión de terceros. La manera de vivir la vida después del diagnóstico suele ser diferente, la comunicación se hace menos eficaz y las relaciones sexuales suelen alterarse.
En la pareja, cada uno puede tener una respuesta emocional diferente. Hombres y mujeres suelen tener estrategias de afrontamiento al estrés distintas. En general, los hombres, al contrario que las mujeres que suelen tender a hablar más de lo que piensan o sienten, ellos suelen tener un estilo evitativo, con dificultades para hablar de sus sentimientos. Esto puede acentuarse por ver cómo lo están pasando de mal sus parejas, es frecuente que no hablen del tema por no echar más leña al fuego a la situación y que lo pasen peor. De acuerdo con diferentes estudios (UNED), el 90% de las mujeres suelen dejar de realizar sus hobbies y aficiones, centrándose únicamente en los tratamientos. Algunas solicitan la baja laboral. En cambio los hombres, suelen realizar tareas para no pensar en los tratamientos, como dedicarle más horas al trabajo, al deporte y a las actividades en general.
Esta manera diferente de responder a la situación, puede llevar a malinterpretaciones y resentimientos, por no vivirlo de la misma manera o intensidad.

Aunque los dos miembros de la pareja estén implicados en el tratamiento, las mujeres son las que experimentan la mayor parte del tratamiento y consecuencias. Además, en la cultura occidental, las mujeres suelen tener más presente en sus vidas la maternidad. Muchas lo viven como una necesidad para sentirse realizadas en su vida. Cuando se detecta un problema, pueden sentir que se les está atacando una parte muy importante de su proyecto vital, sintiéndose inferiores, inútiles o vacías.

María Peña, psicóloga sanitaria
Maria.pena.ramos@gmail.com