Consecuencias emocionales de la infertilidad

By 10/09/2016Publicaciones

Muchas parejas que tratan de tener hijos se enfrentan con la dura realidad de que no logran el embarazo deseado en el plazo que consideraban convencional para obtenerlo. Ante esta situación se generan diversas reacciones que influyen en el estado emocional de los miembros de la pareja.

Estas reacciones, a su vez, pueden influir en diversa medida en la propia fertilidad buscada, ya que del estado de ánimo pueden derivarse consecuencias fisiológicas acusadas omeprazole dosage.

Cuando la búsqueda del embarazo se vuelve obsesión

En las sociedades occidentales se ha ido retrasando la edad del embarazo. Los padres son muy conscientes de que a mayor edad más riesgos de infertilidad y esto puede ya suponer una presión para aquellas parejas que desean tener hijos.

Cuando una pareja no logra el embarazo tras una larga temporada intentándolo, la preocupación sobre la esterilidad aparece como una amenaza a la que, de inicio, muchas personas procuran ignorar. Pero al alargarse la situación aparece la necesidad de consultar con profesionales para determinar si existe un problema de fertilidad y cuál de los cónyuges lo padece.

Por influencias socio-culturales, se descarga la responsabilidad acerca de la fertilidad mucho más en la mujer que en el hombre, pero lo cierto es que en una tercera parte de los casos la infertilidad es masculina. En una parte igual es femenina y en otra tercera parte puede afectar a ambos o darse por circunstancias desconocidas.

Muchas mujeres comienzan a sentirse frustradas cuando les viene la regla e identifican a esta como una especie de “fracaso”. Esto es más estresante si el periodo había dejado de ser regular o se estaba retrasando, lo que generó la expectativa de que se había logrado el embarazo.

Además, la dinámica de las relaciones sexuales puede verse alterada si se reservan a los días supuestamente fértiles del ciclo menstrual. La utilización de la sexualidad, reducida a un medio o instrumento para obtener un fin en vez de una muestra auténtica de afecto y deseo entre los cónyuges, puede erosionar la intimidad de la pareja y perjudicar su relación por entero.

Reacciones ante el diagnóstico de infertilidad 

Las consecuencias emocionales del diagnóstico alcanzan a ambos sexos, pero, como ya hemos señalado, las mujeres suelen sentirse más afectadas por esta situación. No es infrecuente que aparezcan sentimientos como los siguientes:

  • Muchas parejas acuden al especialista esperando que se descarten problemas de fertilidad más que buscando un tratamiento para obtenerla. 

 

  • Sorpresa y desconcierto. Especialmente en aquellas parejas en las que no hay antecedentes familiares de esterilidad y mucho más si la pareja ya ha tenido algún hijo antes. El haber sido fértil en el pasado no garantiza que se siga siéndolo en el presente. 

 

  • Aunque en la mayoría de los casos no hay sentido para esta sensación de culpa, no es infrecuente que aparezca. Suele ser más acusado si la persona estéril ha padecido problemas de alcoholismo, drogodependencia o análogos. 

 

  • Frustración. Existe la sensación de no estar logrando el objetivo. 

 

  • Baja autoestima. Suele ser la consecuencia de varios de los puntos anteriores. Hay mayor riesgo de que se resienta la autoestima cuanta mayor sea la importancia de tener hijos naturales para la persona diagnosticada de infertilidad. Igualmente, si en su entorno familiar y social se le da mucha importancia a tener niños o hay varias parejas que los tienen, puede ser más todavía más duro asumir el diagnóstico. No tratar a tiempo estas sensaciones puede incluso generar cuadros depresivos. 

 

  • Si se inicia un tratamiento de fertilidad puede darse el caso de que la pareja se obsesione con lograr resultados cuanto antes y estén demasiado pendientes de si aparecen los primeros síntomas del embarazo. Esta ansiedad es contraproducente, ya que los niveles de cortisol (la hormona del estrés) altos no facilitan el embarazo.

Muchas parejas diagnosticadas de infertilidad deben adaptar su estado emocional a la nueva situación. Evitar una situación de bajón psicológico ayudará a la eficacia de los tratamientos de fertilidad y a fortalecer el vínculo de la pareja.

Autora: María José – MaternidadFácil.com