Si los embriones son de buena calidad, ¿Por qué no me quedo embarazada?

Si los embriones son de buena calidad, ¿Por qué no me quedo embarazada?

En la sociedad actual, las palabras embrión, transferencia o implantación ya nos resultan  familiares, sin embargo, tenemos que conocer muy bien su significado para que no caigamos en la desesperación por el desconocimiento durante el tratamiento de reproducción.

Una vez realizadas las pruebas médicas, todo está bien y comenzamos el tratamiento de reproducción con la mayor ilusión del mundo. Se obtiene un buen número de ovocitos en la punción, fecundan correctamente y evolucionan hasta lo que llamamos día 5 o blastocisto con buena calidad. Qué bien, tenemos 4 ó 5 ó 7 embriones de buena calidad!!!!. Se realiza una primera transferencia y no se consigue. Volvemos a intentarlo en una segunda y vuelve a ser negativo, ya nos empezamos a preguntar dónde está el problema, y tras una tercera transferencia fallida, la desesperación es máxima, ¿qué está pasando?

Cuando el embriólogo informamos que un embrión es de buena calidad, y no se consigue embarazo, debemos platear dos escenarios posibles:

  • Anomalías cromosómicas en los embriones
  • Problemas endometriales

Hay que informarle muy bien a los pacientes que un embrión de buena calidad  es una valoración morfológica, es decir, una evolución que el embrión va realizando en función del número de células que va dividiendo, si observamos fragmentación en alguna parte del embrión, tamaño de las células ect., en resumen, le estamos “poniendo nota” a lo bonito que esta el embrión. Sin embargo, no se nos puede olvidar, que no conocemos su parte genética. No sabemos si alguno de los embriones tiene anomalías cromosómicos en su interior que nos van a dar lugar a fallos en la implantación. Dada esa situación, habría que plantear un diagnóstico genético preimplantacional, diagnosticar las posibles alteraciones cromosómicas de los embriones antes de transferirlos. De esa manera sabremos si el embrión que estamos transfiriendo es de buena calidad tanto morfológica como cromosómicamente.

El segundo escenario que nos plantearíamos tras varias transferencias negativas con embriones de buena calidad son los diferentes problemas endometriales. El especialista nos puede indicar realizar pruebas complementarias que confirmen que no hay patologías endometriales, valorar problemas inmunológicos, y lo más importante, encontrar un protocolo de transferencia adecuado para cada paciente, que consiga una sincronía total entre el embrión y un endometrio receptivo. Por muy buena calidad que tenga el embrión, si nuestro endometrio no está receptivo, la posibilidad de implantación es muy baja.

Para poder ofrecer una buena tasa de implantación, tiene que cumplirse el tándem perfecto

Embrión genéticamente apto con buena calidad + endometrio receptivo

Belén Monge Ochoa

Embrióloga