Cómo afectará a mi vida quedarme embarazada

By 09/12/2019Publicaciones

El embarazo es considerado por muchas mujeres un periodo crítico y estresante, incluso si ha sido deseado por ella misma, su pareja y su familia. Supone una nueva adaptación a muchos cambios relevantes. Por ejemplo, respecto a la propia identidad, el papel ante si misma y la sociedad, la organización familiar y laboral.
Estos cambios, requieren en la mujer embarazada, y en su pareja aunque en menor medida, grandes adaptaciones, por un lado físicas, por ejemplo, cambios en el estilo de vida; por otro lado, psicológicas, como los cambios en la actividad sexual; y también sociales, por ejemplo, el nuevo papel como madre respecto a su familia de origen (González de Chaves, 1999).
Además, la mujer embarazada ha de asumir posibles incertidumbres, cambios endocrinos relacionados con el cuerpo, o la propia organización psicológica de estos cambios.
Por todo lo expuesto hasta ahora, se explica que el embarazo es un periodo crítico de mayor vulnerabilidad a la aparición de trastornos psicopatológicos (Evans et al., 2001). Existe literatura especializada que afirma que hasta el 40% de las mujeres embarazadas sufren cambios emocionales durante el proceso grávido-puerperal. En ocasiones estos desajustes pueden considerarse relevante a nivel clínico, especialmente las relacionadas con la ansiedad y la depresión (Alvarado et al., 1992).
La aparición de trastornos emocionales puede explicarse tanto por factores psicológicos como socioculturales, y que afectan a la vida de la futura mama y de su pareja (Moreno y Roca, 2010). Actualmente existen todavía miedos arcaicos sobre la propia salud de la mujer y su futuro hijo, especialmente relacionados con la capacidad futura de la madre para cuidar al bebe. Estos están relacionados con significados sociales y psicológicos relacionados con la maternidad.
Suele darse durante el embarazo, que la pareja idealice al futuro bebe, teniendo unas expectativas irreales sobre él/ella. Es bastante común cuando nace el bebe, que estas expectativas no se cumplan y se vuelvan más realistas, habiendo muchos menos refuerzos positivos de los esperados (González de Chaves, 1999).
También es destacable que existan en algunas mujeres, modificaciones no deseables en sus papeles profesionales y sociales, como consecuencia del embarazo. Lo que aumenta su malestar psicológico en el embarazo (Moreno y Roca, 2010).
En lo referente a la pareja de la mujer embarazada, suelen expresar su ansiedad a través de, en general, la adopción de una de estas dos posturas: Por un lado, el rechazo a los cambios corporales sufridos y, por otro, una excesiva sobreprotección hacia ella (Soifer, 1971).
Aquellas mujeres que se han quedado embarazadas gracias a las técnicas de reproducción asistida, suelen tener características que las hacen aún más vulnerables a sufrir consecuencias emocionales durante el embarazo. Una de estas características es mayor edad, en torno a los 40 años, en la que existen mayores problemas de embarazo, parto y desarrollo óptimo del niño. Otra razón que hace a este grupo de mujeres más vulnerables, es que en los tratamientos de reproducción, existen más posibilidades de que se produzcan embarazo de gemelos o múltiple. A esto se le suma que, para muchas mujeres el hecho de haber tenido problemas previos de infertilidad, afecta a su confirmación de la imagen que tiene de mujer, como completa y realizada. Muchas de ellas suelen sentirse diferentes, inferiores y culpables respecto a las que no tienen esta problemática (Tubert, 1999).
En conclusión, cuando una mujer se queda embarazada, para comprenderla, han de tenerse en cuenta los cambios biológicos y físicos que está sufriendo, y también el resto de factores que afectan a la madre, a su pareja, al hijo y a su entorno (González de Chaves, 1999).
BIBLIOGRAFÍA:
Alvarado, M. R.; Salazar, A.; Alfaro, I., et al. (1992). Comparación de variables psicosociales entre un grupo con trastornos emocionales y un grupo de control. Revista de Psiquiatría, 2, 1141-1152.
González de Chaves, M.A. (1999). La maternidad: volviendo (a ser como) la madre. En: M.A. González de Chaves (ed.), Subjetividad y ciclos vitales de las mujeres (pp. 33-82). Madrid: Siglo Veintiuno.
Moreno, A., y Rosa, M. (2010). Embarazo y técnicas de reproducción asistida. En V. Giménez (ed.), Manual de intervención psicológica en reproducción asistida. Sociedad Española de Fertilidad. Grupo de Interés de Psicología (pp. 49-61). Barcelona: EdikaMed.
Soifer, R. (1971). Psicología del embarazo, parto y puerperio. Buenos Aires: Kargio man.
Tubert, S. (1999). Maternidad y nuevas tecnologías reproductivas. En: M.A. González de Chaves (ed.), Subjetividad y ciclos vitales de las mujeres. Madrid: Siglo Veintiuno.
FUENTE: MARIA PEÑA RAMOS PSICOLOGA
maria.pena.ramos@gmail.com