Compartir el problema con otras personas

By 07/05/2018Publicaciones

Buenos días, soy María Peña, psicóloga sanitaria y colaboradora de ASPROIN

En este vídeo vamos a tratar el tema de la comunicación de los asuntos relacionados con la infertilidad con las personas conocidas. Hay personas que tienen necesidad de compartir el problema, otras de ocultarlo. ¿Qué alternativa es más conveniente?

Por un lado, contar con apoyo social es muy útil para amortiguar el malestar en cualquier problema que surge en la vida.  (Cohen y Syme, 1985).  Compartir la dificultad de la infertilidad con otras personas puede ser positivo por diferentes razones: para ayudar a reinterpretar la situación, quitarle hierro, buscar soluciones, descargar a la pareja el peso de ser el único apoyo para el otro, etc. No obstante, puede ser negativo y un estresante adicional a la situación, cuando preguntan con excesiva frecuencia, o lo sabe mucha gente y preguntan para saber más. Esto hace que se tengan que estar continuamente dando explicaciones y vivenciando de nuevo la experiencia negativa. Además, podemos encontrarnos envueltos en situaciones que nos desequilibran. Entonces, los comentarios y consejos de las personas que valoramos, aunque lo hagan de forma bienintencionada, pueden sentarnos muy mal en situaciones que nos sentimos más sensibles y vulnerables.

Por otro lado, hay parejas que prefieren mantener en secreto todo lo que está ocurriendo. Pueden sentir que no se les va a comprender y contribuir en parte no hablando públicamente del tema.

Esta decisión tiene de negativo que las personas, pueden continuar recibiendo presiones externas con preguntas incómodas acerca de cuándo van a tener hijos. También es frecuente que prefieran no quedar con gente, por ejemplo, para evitar mentir o porque tienen hijos y se sienten incómodos. Esto es negativo porque corren el riesgo de aislarse, de dejar de relacionarse con la gente y perder refuerzos sociales. Lo que perjudica a la vivencia de la situación (Rubin y Bloch, 2011).

Otro hecho frecuente es que cada miembro de la pareja tenga necesidades distintas acerca del apoyo que quiere recibir. En general, las mujeres suelen necesitar más apoyo y hablar más del tema. También en general, a la persona que ha recibido el diagnóstico suele tener más dificultades para hablar del tema con su entorno por diferentes causas. Por ejemplo, porque se sienta culpable, sienta que es algo vergonzoso, o que tenga tabúes sobre la infertilidad.

Es fundamental que se tengan en cuenta las necesidades de los dos miembros de la pareja y consensuar con quién y qué información que se va a compartir de forma que se sientan los dos cómodos. Es conveniente que sean personas con las que se sientan arropadas, que las quieran, puedan comprender el problema y, especialmente, que respeten sus decisiones.

Para evitar que el apoyo social sea molesto y dar explicaciones continuamente de las novedades. Os recomendamos que pidáis a las personas con las que decidáis compartir la información que no os pregunten demasiado, que seáis vosotros los que decidan cuando contar lo que ocurre.

Por último, hay otro tema que nos gustaría hacer hincapié y es sobre la información que dar a la familia y amigos si optáis por realizar tratamiento de reproducción con donación de gametos. Es recomendamos que en primer lugar penséis acerca de si vais a contarle a vuestro hijo sus orígenes en el futuro. Si no os lo planteáis, es conveniente no contárselo a nadie. Si hay personas con esa información, el niño tiene más derecho que todos ellos de saber su origen. Y, se corre el riesgo de que se entere por terceras personas, dando lugar a malinterpretaciones y desconfianzas.

 

María Peña, psicóloga sanitaria

Maria.pena.ramos@gmail.com