¿Cuáles son los principales miedos cuando existen dificultades para tener hijos?

By 07/05/2018Publicaciones

Mi nombre es María Peña, soy psicóloga sanitaria y colaboro con ASPROIN.

Enterarse de la existencia de una dificultad para tener hijos supone sufrimiento emocional. Depende de la persona y su situación se vivirá de una manera más o menos intensa. Diferentes estudios indican que entre el 25 y el 65% de pacientes de RA, presentan síntomas clínicos. 

Al comienzo de la relación médica, es frecuente que se tenga la sensación de que está perdiendo el control de la vida, siendo explorados y hablando de información personal importante con profesionales, pero desconocidos. Esta sensación, de acuerdo con autores como Moreno y Guerra (2010) suele producirse en la persona a la que se le ha diagnosticado y puede incrementarse por el sentimiento de culpabilidad y de haber fracaso. Siendo todavía más aguza en las personas con diagnóstico de infertilidad desconocido o ambiguo.

El estrés y la ansiedad son frecuentes. Un cierto nivel de estrés puede ser positivo para mejorar el rendimiento y adaptación a la nueva situación. Pero cuando el estrés es muy elevado puede influir de forma negativa en el tratamiento.

El comienzo del tratamiento conlleva también la aceptación del diagnóstico y cierta esperanza. Cuando aparecen dificultades, puede sentirse una tristeza muy profunda, por razones como el diagnóstico y todo lo que ello implica para la persona. E incluso cumplir criterios de depresión.

Todo ello se acompaña de malestar físico y efectos secundarios por la medicación.

Quizás en situaciones de la vida se han vivido situaciones complicadas, pero esta puede superar a todas ellas. Puede que no se cuenten con estrategias de afrontamiento individuales o de pareja suficientes para afrontar esta situación con eficacia.

El aislamiento de las personas por diferentes razones como sentirse diferentes, o que el resto de personas tengan hijos, y sentir envidia,  puede llevar a empeorar esta situación. 

Quizás el sentimiento más frecuente de todos es el de la CULPA. Por diferentes razones: por no haberlo intentado antes, por haber priorizado la carrera profesional, por tener un problema de fertilidad, por haber abortado, etc.

Según diferentes estudios (UNED, 2015), las mujeres suelen sentirse más afectadas, y sentir más tensión, independientemente de la causa de infertilidad o que no se sepa su origen. También son frecuentes los sentimientos de frustración, impotencia y rabia. Es conveniente tener en cuenta signos como problemas con el sueño, apetito y cansancio.

Si estas experimentando todo esto, vamos a intentar ayudarte. Una de las formas que te ofrecemos es que continúes leyendo las publicaciones que hacemos en ASPROIN, y que realices los ejercicios que te proponemos. 

María Peña, psicóloga sanitaria

Maria.pena.ramos@gmail.com