Esterilidad e Infertilidad ¿Qué ocurre a nivel mental?

By 12/09/2017Publicaciones

Esterilidad e Infertilidad ¿Qué ocurre a nivel mental?

Un día te despiertas. Han pasado muchos meses intentándolo, incluso años. Y no puedes creerte la nueva noticia: “No puedo tener hijos”. Pensabas que había sido un mal sueño, pero es la realidad.

Cuanto más lo recuerdas, más grande se te hace. Y te viene encima toda una serie de sensaciones y pensamientos de los que no te puedes librar. Tantos sacrificios, tanto desgaste a demasiados niveles. A nivel físico,
todos esos cambios que han tenido lugar. Te has expuesto a intervenciones que te han dejado hecha polvo. Lo que era una ilusión, se puede llegar a convertir en “obsesión”.

A nivel médico/hormonal, estás en un desequilibrio, que tampoco ayuda al nivel psicológico, con la ansiedad, la frustración, el bajo estado de ánimo.

Pero todo compensaba, porque había un objetivo claro: SER MADRE/PADRE.

Y esa idea se desvanece. Es increíble cómo una sola frase puede cambiar y trastocar por completo tu vida.
A partir de ahí, te sientes descolocada. Sigues intentando asimilar, pero se hace duro. Y pasas por muchas fases hasta llegar a aceptarlo, a pesar de que el dolor acompañará mucho más tiempo.

Y es que cada uno de los intentos fallidos, en los que habías depositado tu esperanza, son una herida. Una pérdida. Esa herida que no se puede ver, pero que se puede sentir. Y, tiempo después, aparecen los pensamientos que terminan por fulminarte “no soy una mujer/hombre completa·/o”.

Y esto es con lo que se debería trabajar desde el punto de vista psicológico.¿?

  • ESPERANZA
  • ANGUSTIA
  • FRUSTRACIÓN
  • ASIMILACIÓN Y ACEPTACIÓN
  • NEGACIÓN
  • RECHAZO a la realidad

POR QUÉ FASES VOY A PASAR*, Y QUÉ ES CONVENIENTE TRATAR CON TERAPIA
PSICOLÓGICA.

Al principio, aparece esta opción. “Mantener la esperanza” con la búsqueda de otras formas de intervención, repetir, incluso a pesar de que el médico que lleva tu caso te haya dado la noticia de que no puedes tener hijos.

Aquí entran los valores de cada uno: hay quien se plantea la ovodonación (si es el caso de la mujer), o la donación de esperma (si es el caso del hombre), la adopción, y otras formas no legales en nuestro país. Todo por conseguir el objetivo deseado. “No hay dolor mientras hay esperanza”. A medida que pasan las intervenciones, y no hay buenos resultados, aparece la frustración, la sensación de impotencia, la rabia y la angustia.

Cuando empieza a aparecer la angustia, la negación aparece “en nuestra ayuda”. Y sus pensamientos nos dan una “tregua” de sentir el dolor que trae la realidad consigo. “No puede ser, tiene que haber alguna manera que no se ha intentado. O seguro que ha habido un error. El médico se equivoca. Tengo que intentarlo de nuevo, puedo intentarlo de nuevo.”

Se asocia también con la negociación.
*Las fases son orientativas, no tienen por qué seguir este orden, ni tienen por qué aparecer todas. Se
entiende que pueden aparecer desde el momento en que hay problemas para quedarse embarazada.

  • ESPERANZA
  • ANGUSTIA
  • FRUSTRACIÓN

NEGACIÓN

“Todo lo que he pasado y no ha servido para nada”. En esta fase, puede surgir la rabia. Se empieza a asumir la realidad, y se rechaza. Además, viene acompañada del rechazo a uno mismo. (“No valgo” “¿Cómo puede ser
que otras/os puedan y yo no? ¿Qué hay de malo en mí? Las/los demás son mejores que yo”.)

Cuando ya has intentado todo, y el diagnóstico es definitivo, empiezan a surgir las emociones, sentimientos y pensamientos de la asimilación. (“No puedo. Estoy fuera del camino. No soy válida/o. ¿Qué van a pensar de mí?”).
Sentimientos como la tristeza, el dolor, la angustia aparecen y permanecen, acompañados de la sensación de soledad. Ya que nadie, salvo que esté en tu misma situación, puede entender lo que estás viviendo. Lo que te está
pasando.

Sientes vergüenza, acompañado de sentimientos de culpa. Puede que incluso te disculpes con tu pareja por “no poder hacerlo”. Y que lo ocultes cuando los demás preguntan. Es algo que ha roto por completo tus esquemas, y estás muy dolida/o.

Todos los intentos son heridas. La noticia de la infertilidad, es otra herida. Y no te sientes con ganas, ni
fuerzas para continuar con la nueva forma de vida que te toca vivir. Y empieza a decaer tu estado de ánimo (tristeza)

FUENTE. Uxía , psicóloga.